El pasado mes de enero, WhatsApp anunció un inminente cambio en su política de privacidad que, además de otros cambios menores, le permitiría compartir los datos con Facebook. ¿Y si alguien no aceptaba esto? Le desactivarían la cuenta.

Si bien la Unión Europea quedaba excluida de la implementación ese cambio en particular (gracias al RGPD), la polémica que se generó a nivel global llevó a WhatsApp a aplazar la ejecución de los nuevos términos hasta mayo. Concretamente hasta el inminente 15 de mayo.

Sin embargo, a finales de la semana pasada la compañía se echaba atrás en sus planes.

Ahora, según se puede leer en el FAQ oficial de WhatsApp,

“No se eliminará la cuenta de ningún usuario ni se quitará el acceso a las funciones de WhatsApp el 15 de mayo debido a esta actualización”.

WhatsApp ha decidido enviar recordatorios periódicos a aquellos que no acepten los nuevos términos de manera persistente.

Perderemos progresivamente funciones si no aceptamos la actualización

Pero eso no significa que podamos rechazar la actualización de la política de privacidad sin consecuencias. En primer lugar, “después de varias semanas, el recordatorio de aceptación pasará a ser persistente”.

A partir de ese momento, tendremos acceso limitado a las funciones de WhatsApp hasta que aceptemos las actualizaciones. Un acceso que se volverá aún más restringido tras otras cuentas semanas.

Los accesos limitados ocurrirán en dos fases:

  1. No podrás acceder a tu lista de chats, pero podrás responder llamadas y videollamadas. Si tienes activadas las notificaciones, podrás tocarlas para leer o responder mensajes, así como para devolver llamadas o videollamadas perdidas.
  2. Después, no podrás recibir llamadas ni notificaciones, y WhatsApp dejará de enviar mensajes y llamadas a tu teléfono.

Si decidimos no seguir haciendo uso de la cuenta de WhatsApp tras estas restricciones, seguiremos pudiendo exportar los chats y descargar un informe de nuestra cuenta. Pero nos recuerdan que, en caso de querer ir un paso más allá eliminando la cuenta, perderemos todo nuestro historial de mensajes, nuestras copias de seguridad y nuestra vinculación con nuestros actuales grupos de WhatsApp.

En definitiva, si bien WhatsApp no cancelará cuentas a aquellos que no acepten la política de privacidad, sí que dejará la app prácticamente inutilizable. Todo este caos surge en gran medida porque Facebook dijo que no utilizaría WhatsApp para beneficio de Facebook cuando adquirió el servicio, y se está demostrando que era un engaño. Sin duda, el gran beneficiario de esto será Telegram, ya que desde entonces han subido sus usuarios.

Centro de preferencias de privacidad

Necesario

Las cookies necesarias activan las funciones básicas como la navegación en la página y el acceso a áreas seguras de la página web. La página web no puede funcionar adecuadamente sin estas cookies.

GDPR

Analíticas

Las cookies estadísticas ayudan a los propietarios de páginas web a comprender cómo interactúan los visitantes con las páginas web reuniendo y proporcionando información de forma anónima.

_GA, _GAT, _GID